No le des vuelta al pasado

Todo el mundo ha sido sacudido por el COVID-19. En algunos ha causado miedo, en otros desmotivación, estrés o desánimo.
En tiempos de crisis como la del coronavirus es relativamente normal sufrir estrés o desánimo. A veces, no es posible identificar la causa de este sentimiento; simplemente, lo extenso de la pandemia lleva a algunas personas a un estado mental marcado por la desesperanza.

Uno de los aspectos más dolorosos de la pandemia por coronavirus es el elevado número de muertos que han sufrido muchos países. Esto  indica que la cantidad de personas que están viviendo un tiempo de duelo son muchas.  El duelo  puede hacer que el estado mental de la persona que lo sufre quede atrapada en una angustia constante pensando en todo lo que se podría hecho y no hizo, además dar vueltas en aquello que no se volverá a experimentar debido a la ausencia de la persona a la que se echa de menos. El resultado es una sensación de fatiga mental, no tener ganas de hacer nada, ya que todas las energías están concentradas en acostumbrarse a esa nueva realidad en la que el familiar o el amigo ya no está.

En vez de intentar “bloquear” esos pensamientos, hay que asumir que aparecerán cada tanto, pero lo que no debemos hacer es «acariciarlos» para que se queden. Es mejor ocupar nuestra mente en otra cosa como leer la Biblia, leer un libro, orar, adorar a Dios, etc.
La salida que nos da la Biblia parece fácil, pero no lo es. El libro de Isaías 43:18 dice en palabras sencillas: «No pienses, ni des vuelta en el pasado». ¿Muy fácil no? Pero no, cada tanto nuestra mente vuelve a recordar, y no solo lo que respecta al COVID sino también a momentos dolorosos de nuestra vida en general.

¿Qué podemos para no quedar encerrados en el pasado? LLenar nuestra mente de pasajes bíblicos y meditar en ellos.
Salmos 119:44-45
Guardaré tu ley siempre, Para siempre y eternamente.
Y andaré en libertad, Porque busqué tus mandamientos

Es necesario no desesperarse; el malestar psicológico requiere de tiempo para una recuperación del equilibrio emocional.
Con paciencia y confianza en Dios usted va a superar el pasado, es solo cuestión de tiempo.

Todo pasa y todo cambia.

¡Dios te bendiga!

Compartir con otros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *