Dos errores

1–Esperar recibir cuando no doy. No me refiero solamente a lo económico sino también a las relaciones, para recibir amor debo dar amor, para recibir respeto debo respetar, para recibir misericordia debo actuar con misericordia y así en cada situación de la vida.
2–Dar porque espero recibir. Otro gran error, eso es hacer las cosas por interés y no trae recompensa. Debemos dar sin esperar nada a cambio. La siembra debe ser por amor sin intereses mezquinos. Dios dio a su Hijo por amor, no fue movido por que Él necesitaba algo sino porque la humanidad necesitaba un Salvador.

2 Corintios 9:6 Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.
9:7 Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.

Compartir con otros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *